¿fotógrafos esporádicos o captadores abusivos?

Buenos días!

Tras una Semana Santa intensa, con un sol increíble y un tiempo inmejorable todo el mundo hemos salido a las calles y es normal, teniendo en cuenta que hacía varios años que no teníamos una semana plena.

Las calles de Sevilla han estado repletas de gente en busca de pasos. Para aquellos que no han vivido nunca la Semana Santa de Sevilla, decir que se crean concentraciones instantáneas de cientos de personas en un enclave exacto e idóneo para ver procesionar a una cofradía en ese lugar concreto, y todo en cuestión de poco tiempo, ya que una vez que las cofradías transcurren, la gente se dispersa dejando la zona nuevamente despejada. Pero, ¿y si te digo que en ocasiones me ha resultado complicado ver tal especial momento después de estar mucho tiempo esperándolo?

El avance de las nuevas tecnologías y sobre todo de la mejora de las condiciones en las cámaras de fotos ha propulsado que debido a la instantaneidad del momento la gente tienda a captar todo con el teléfono móvil o con las cámaras digitales y/o reflex.

Hasta aquí no habría problema, pero llega un momento donde la gente abusa, se convierten en “captadores abusivos”, se dedican a capturar e inmortalizar todo aquello que ocurre alrededor suyo, incluso perdiéndose el momento con tal de hacer una foto o vídeo, que serán almacenadas y probablemente su último lugar de vida será la tarjeta de memoria del teléfono o tablet… pero dime, ¿cuantas veces vas a visualizarlos? ¿realmente compensa hacer 100.000 fotografías y vídeos para luego no verlos más que una vez, y además, habértelo perdido en vivo y en directo? Reflexionemos.

Y es que las nuevas tecnologías nos facilitan el avance, pero en ocasiones llegamos a un retroceso y a un deterioro paisajístico, ya que se produce un uso masificado, y ver a cientos de personas con los brazos en alto con sus teléfonos móviles, fotografiando todo alrededor suyo quita la belleza cultural, y lo peor de todo, es que no dejan disfrutar del momento a quienes tienen alrededor, no es lo mismo.

Esta corriente de “capadores abusivos” existe en otros ámbitos también. En la fotografía de bodas, por ejemplo, ya hay una moda conocida como “unplugged wedding”, o lo que es lo mismo “ boda desconectada”, en donde los novios piden a sus invitados que no usen sus cámaras ni móviles y disfruten de la ceremonia para que no obstruyan el trabajo de los fotógrafos y videógrafos profesionales.

Y es que a todos nos gusta hacer fotos y convertirnos en atrevidos reporteros, pero se debe encontrar el equilibrio razonable, el equilibrio que te permita disfrutar del momento que a muchas personas se les olvida, momentos que solo van a ocurrir una vez y que por estar filmando vas a desaprovechar.

Vive, siente, disfruta el momento y se feliz!

Be flamenca my friend!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s